Ropa Northwave
Ropa Northwave
Mountain Bike






5 de diciembre de 2016


GT

Noticias de ciclismo

Europa Press · Competición Carretera · 25/07/2010.

Tour de Francia: Contador, superación y sacrificio en pos de la victoria


Tour de Francia: Contador, superación y sacrificio en pos de la victoria

El ciclista Alberto Contador, un chico humilde de Pinto que nació hace 27 años, estampó su firma por tercera ocasión en el palmarés de la vuelta más importante del mundo, el Tour de Francia, en donde acabó venciendo con una diferencia de 39 segundos a su amigo y rival Andy Schleck.

Con esta victoria Contador logra su segundo Tour consecutivo y el tercero en su palmarés, consiguiendo así haber vencido en 5 de las 6 ´grandes vueltas´ en las que ha participado, y como no podía ser menos con la polémica pisándole los talones.

Contador, que reside en Pinto, Madrid, desde que nació el 6 de diciembre de 1982, volvió a subir a lo más alto del podium en París, tras un Tour en el que el ´fair-play´ con su rival Andy Shleck llenó las portadas y los comentarios de todos los medios de comunicación. Aún así el pinteño nunca olvidará cómo fueron sus difíciles comienzos.

En 2004, el corredor madrileño se encontraba disputando la primera etapa de la Vuelta a Asturias, cuando sufrió una dura caída en las cercanías de Infiesto. Tras unos días ingresado y después de incluso haber recibido el alta, volvió a sentirse mal. Al regresar al hospital, llegó el duro golpe: se le diagnosticó un cavernoma cerebral del que tuvo que ser operado.

La vida ciclista de Contador comenzó a los 14 años, cuando su hermano mayor, Francisco Javier, le subió a una bicicleta. Un año después Alberto se inscribió en el equipo de su ciudad, el UNI Pinto, donde en cadetes terminó cuarto en el Gran Premio de San Sebastián de los Reyes y noveno (segundo en la montaña) del Trofeo de Torrelaguna. Su segundo año ´junior´ lo pasó en el RVC Portillo, con el que se impuso en el Trofeo Colmenarejo, el de Paracuellos o la Subida al puerto de Navafría.

Avalado por los buenos resultados de juvenil, Contador dio un salto de calidad y pasó a sub-23 enrolado en las filas del Iberdrola Loinaz, filial de la ONCE de Manolo Sáiz. Fue primero en la Subida a Gorla, segundo en la de Urraki y tercero en la cuarta etapa de la Vuelta a Málaga.

Debuta en profesionales en el equipo ONCE de Manolo Saiz

Junto a Manolo Saiz, el de Pinto explotó demostrando que la categoría se le quedaba pequeña. Triunfador en el campeonato de España de contrarreloj de sub-23 y ganador de la Escalada a Montjuic, además de etapas en la Vuelta a Bidasoa y en la Vuelta a Palencia, Sáiz le ofreció saltar a porfesionales en el 2003.

Contador no defraudó y llegó su primera victoria entre la elite en la contrarreloj de la Vuelta a Polonia. Junto a su ´cicerone´ Saiz, seguirá en la evolución del equipo durante las denominaciones de Liberty Seguros, Wurth y Astaná.

Pero llegó la fatídica primera etapa de la Vuelta a Asturias y la operación del cavernoma cerebral. La recuperación fue lenta. En 2004 ya no volvió a subirse a la bicicleta, pero como él mismo le dijo a su madre sólo tres horas después de ser sometido a la operación: "Querer es poder". Contador regresó a la alta competición en el inicio de 2005. Ya en su primera carrera, el Tour Down Under, en Australia, consiguió la victoria en la etapa reina.

Después le seguirían nuevos éxitos en la Semana Catalana, la Vuelta al País Vasco o el Tour de Romandía, en el que batió a Cunego y a Piepoli en la cuarta etapa para cerrar un notable 2005 en el que, además, tuvo la oportunidad de debutar en el Tour de Francia, en el que terminó en el puesto trigésimo primero.

El camino hacia el Tour 2007

Las victorias en la tercera etapa del Tour de Romandia ante Valverde y Evans y la exhibición en la etapa reina de la Vuelta a Suiza hicieron olvidar a Contador la ausencia en el Tour de Francia y Johann Bruyneel se fijó en él como sucesor de Lance Armstrong en el Discovery Channel para la temporada 2007.

Entonces llegó la transformación de Contador en un ciclista ambicioso, que no daba tregua a sus rivales. El pinteño se hizo con la París Niza, en la que ganó dos etapas y fue el mejor joven, y con el triunfo en la Vuelta a Castilla León, en la que triunfó en la llegada a Navacerrada, antes de ganar el Tour de Francia en su segunda participación.

Pero ni la gloria de ganar el Tour evitó que de nuevo las adversidades se cruzasen en el camino de Contador. La retirada del patrocinio de Discovery Channel obligó a Bruyneel a aceptar el apoyo de Astana y con ello vino la prohibición de la organización del Tour, preocupado por los positivos de Alexander Vinokourov y de Andrey Kashechkin en la edición anterior, de participar en la edición del 2008.

La imposibilidad de defender su triunfo hizo mella en Contador. La rabia que mostró en la ´Challenge de Mallorca´, en la que reivindicó la inocencia de su equipo, se convirtió en alegría el primer fin de semana del mes de junio, cuando Contador, tras devorar de nuevo la Vuelta Castilla a León y sumar su primera Vuelta al País Vasco, levantó el trofeo de ganador del Giro de Italia.

Rey de Italia y España en un 2008 de ensueño

El triunfo en la ronda italiana dio alas al madrileño. "Prefiero el rosa al amarillo del Tour", dijo entonces, consciente de la gran oportunidad que tenía ante sí de lograr la ´Triple Corona´, y empezó su minucioso plan de entrenamiento para coronarse en la Castellana. A pesar de llegar corto de forma a los Juegos, Contador contribuyó al oro de Samuel Sánchez y rozó el bronce en la contrarreloj, pero ese día Levi Leipheimer fue ocho segundos mejor.

Diecisiete días después, el sábado 30 de agosto, empezó en Granada a culminar su sueño. En el Angliru se mostró intratable y salió vestido de oro. Al día siguiente, en Fuentes de Invierno, derrochó ambición y dejó sentenciada la Vuelta.

Solventó la cronoescalada en Navacerrada, su zona de entrenamientos, sin dificultades y se presentó ante sus paisanos de oro, cerrando el sueño que inició cuando su hermano le subió a la bicicleta. Con 25 años inscribió su nombre junto al de Merckx, Hinault, Anquetil y Gimondi, lo que no pudo conseguir Induráin lo lograba un joven de Pinto, acostumbrando a superar las barreras.

En 2009, Contador dio el salto de calidad. Adornó su palmarés con un triunfo en la Vuelta al Algarve, otros dos en la París-Niza, y otros tantos en la Vuelta al País Vasco, donde se enfundó la ´txapela´ por segundo año consecutivo.

Pero su ramillete de éxitos no terminó ahí. Antes de afrontar la salida en Mónaco del Tour, Contador llegaba harto de moral tras su éxito en el Campeonato de España de contrarreloj. El madrileño, que no venció en la etapa inicial, aprovechó su fuerza para imponerse en el lago de Annecy, donde sentenció su triunfo en la ronda gala.

Un año después, en 2010, Alberto se quedó como único líder del Astana, tras la estampida de muchos de los ciclistas al nuevo equipo de Lance Armstrong, Radioshack. El pinteño respetó el año que le quedaba en el equipo Kazajo, y trajo de su mano sangre española que le cubriese las espaldas.

Así, el ciclista español volvió a sumar varios prestigiosos triunfos como la París-Niza, además de la vuelta al Algarve y la de Castilla León. Y logró escribir su nombre en la mítica cima del Alpe d´Huez donde ganó una etapa en la Dauphiné Libere.

Después, su tercer Tour le estaría esperando con los brazos abiertos, y aunque sufrido, finalmente volvió a subir a lo alto del podium en los Campos Elisseos, con una diferencia sobre Andy Schleck de 39 segundos.

Cpmpartir en Whatsapp


Otras noticias:

Spiuk

BKOOL

Campagnolo

Bicicletas eléctricas

Chain Reaction Cycles

Marchas cicloturistas

IV Trofeo del Pollo Tomás Guerrero

IV Trofeo del Pollo Tomás Guerrero

04 de diciembre de 2016

III Desafio Iberostar Costa Adeje

III Desafio Iberostar Costa Adeje

04 de diciembre de 2016

XXIII Caminos de la Sierra

XXIII Caminos de la Sierra

11 de diciembre de 2016

V BTT da Chourizada de Oia

V BTT da Chourizada de Oia

15 de enero de 2017

XIII Maratón MTB Guzmán el Bueno

XIII Maratón MTB Guzmán el Bueno

01 de abril de 2017





Buscar en EsCiclismo