Tu próxima bicicleta te espera
Tu próxima bicicleta te espera
Ciclos Cabello
Mountain Bike






7 de diciembre de 2016


Desabi

Noticias de ciclismo

EsCiclismo.com · Competición Carretera · 28/10/2012.

El nuevo curso de Carlos Verona


El nuevo curso de Carlos Verona

Es oficial. Carlos Verona ha dado otro paso hacia adelante. El joven abandona la modesta estructura continental del Burgos-BH para engrosar la lista del potente Omega Pharma-Quick Step, un equipo Pro Tour y una de las agrupaciones más sólidas del Mundo, sede de estrellas, una multinacional de oportunidades.

Pero su fichaje no debe de malinterpretarse. No ha sido fichado para acumular victorias, ni puntos UCI, ni para dar presencia a su nuevo equipo en las grandes citas. Su fichaje tiene otro significado.

Este cambio supone avanzar en su formación al más alto nivel, dejar atrás dos años en la élite continental, dos años en los que un juvenil de ojos grandes, marrones y abiertos tuvo el valor de saltarse un periodo de formación vital en cualquier chico que quiere probar suerte en el mundo de las dos ruedas: la categoría sub-23. Dos años en los que, mientras cualquier ciclista de su edad aún no sabría como describirse dentro del pelotón, él aprendió a familiarizarse con los medios, con los entresijos del marketing, porque, como él mismo repite una y otra vez "no sólo somos ciclistas, también somos anuncios andantes".

En este periodo de tiempo Carlos ha conocido prematuramente el enorme sufrimiento que supone sacar adelante numerosas fugas buenas en pruebas de alto nivel profesional, la responsabilidad de dar presencia al Burgos-BH en las pruebas más importantes cuando se le ha requerido, la fidelidad a José Luis de Santos cuando se le ha pedido capitanear la selección sub-23 en las grandes citas, tanto a nivel colectivo como a nivel individual en el último Mundial o la ingratitud de dar con sus huesos en el suelo cuando disputaba un Tour del Porvenir en plenitud de condiciones. Su cadera llevará tatuado ese lluvioso día de septiembre alpino toda la vida.

Se trata, por tanto, de un pacto de dos años con el aprendizaje, con la ilusión de seguir buscando dentro de sí mismo hasta dónde es capaz de llegar. Pero sin prisa, tan sólo con la pausa de un trabajo bien hecho. Sin obsesiones. Siempre a la escucha, receptivo.

Óscar Pujol, su confidente, su gran amigo dentro y fuera del pelotón así se lo ha hecho saber siempre: "Carlos debe ir con sosiego, lo que contengan sus piernas es un secreto que debe de ir descubriendo poco a poco. Yo sólo puedo desearle toda la suerte y salud del mundo".

Pablo Lastras, su `apoderado´ en el pelotón, también le vigila de cerca: "Carlos no sabe dónde tiene el límite, tiene todo por delante y sé que está trabajando muy bien y serio, pero sobre todo escuchando su cuerpo".

De momento, el primer paso en su nueva cita con el destino ya está dado. Abandona su hogar familiar en la árida sierra madrileña, cuna de ingratos entrenamientos en solitario, de encerronas en forma de tormentas, frío o granizo, pero también de sueños, allí donde aquel imberbe juvenil se topó con un todavía desconocido Christopher Froome y que, con desparpajo, más con gestos que en inglés, invitó a su casa para que pudiera seguir entrenando a salvo de las nevadas que aislaban Navacerrada esos días, lugar donde el británico se hallaba concentrado por aquel entonces. Atrás deja la granja de gansos de Juan Carlos, su padre, la complicidad en las sobremesas dominicales con su hermana Marta, las estanterías de su habitación repletas de trofeos como mejor juvenil de la Sierra Norte o sus fotos de grupo con la selección de Madrid.

Su nueva residencia será Girona, el paraíso ciclista, donde la buena temperatura y la orografía a gusto del atleta forman parte del menú de cada día. Donde entrenan gran parte de los profesionales de alto nivel. Su equipaje es escaso: tan sólo una bicicleta y una maleta repleta de ilusión, ganas de seguir mejorando, un diccionario de francés y preciosos recuerdos en la estructura burgalesa.

Carlos Verona Quintanilla, el juvenil, el alumno aventajado de la sierra madrileña, ese niño de ojos grandes que alojó a Chris Froome en su casa, el referente para muchos jóvenes que quieren ser ciclistas como él ya sueña con un nuevo curso, con un año repleto de... nuevas experiencias, ajenas a la presión, que nadie se confunda. Todavía es pronto para hablar de `veronismos´. Dejémosle hacer. Ni siquiera tiene 20 años. Tom Boonen, Tony Martin, Sylvain Chavanel... buenos profesores no le van a faltar.

Por Rafa Simón
Foto: Rafa Carbonero

Cpmpartir en Whatsapp


Otras noticias:

Specialized

Campagnolo

Bicicletas eléctricas

Chain Reaction Cycles

Marchas cicloturistas

XXIII Caminos de la Sierra

XXIII Caminos de la Sierra

11 de diciembre de 2016

V BTT da Chourizada de Oia

V BTT da Chourizada de Oia

15 de enero de 2017

XIII Maratón MTB Guzmán el Bueno

XIII Maratón MTB Guzmán el Bueno

01 de abril de 2017

XVII Tierra de Vinos Requena

XVII Tierra de Vinos Requena

02 de abril de 2017

Škoda Gran Fondo Priorat

Škoda Gran Fondo Priorat

09 de abril de 2017





Buscar en EsCiclismo