Tu próxima bicicleta te espera
Tu próxima bicicleta te espera
Zéfal
Mountain Bike






5 de diciembre de 2016



Noticias de ciclismo

EFE · Competición Carretera · 13/07/2016.

Tour de Francia: Juanma Gárate, el hombre que soñó la conquista del Mont Ventoux


Tour de Francia: Juanma Gárate, el hombre que soñó la conquista del Mont Ventoux

Juan Manuel Gárate (Irún, 40 años) es el único español que ha conquistado `la luna´ en el Mont Ventoux. La hazaña la firmó con el maillot del Rabobank un 25 de julio de 2009, ,la víspera de la llegada a París. Según un refrán provenzal, "no está loco el que sube el Ventoux, sino el que vuelve". Y Gárate, que había soñado con la victoria, conquistó la cima y volvió.

Gárate, profesional desde 2000 a 2014, actualmente es uno de los directores del equipo Cannondale. El excorredor vasco tiene en su palmarés triunfos de etapa en Giro, Tour y Vuelta. En Francia tuvo un sueño, y los sueños a veces, se cumplen.

"La noche anterior soñé que ganaba yo en el Ventoux. Fue un sueño de esos que estás medio despierto, medio dormido. Iba escapado con Alberto Contador. Yo ganaba la etapa y Contador el Tour", recuerda el irundarra.

Un triunfo inesperado, en un año horrible de aquel equipo Rabobank en el que militaba un tal Juan Antonio Flecha. El ciclista catalán fue el impulsor de una victoria inolvidable.

"En aquel Tour todo nos estaba saliendo mal y en la mañana del Ventoux todos queríamos terminar la etapa lo antes posible y llegar a París para irnos a casa", recuerda. Y fue cuando intervino Flecha.

"Nos dijo que era un buen día para hacer historia y que ganar en el Ventoux era como hacerlo en una París-Roubaix, algo para la historia. Se puso muy pesado y para que se callara le dije que ganaría yo".

Llegó el día de subir al monte pelado, al infierno lunar que en día de calor se puede convertir en una sartén, allá donde han coronado 14 corredores diferentes, desde el francés Lucien Lazarides en 1951 al británico Chris Froome en 2013, último conquistador. Y entre medias, y entre otros, el belga Eddy Merckx (1970) y el italiano Marco Pantani (2000).

"En la etapa me metí en la escapada del día. No sabía si íbamos a llegar porque el pelotón iba a ritmo de caza. Al llegar al pie del Mont Ventoux decidí arriesgar a tope y romper la escapada, jugármela a todo o nada, no había otra opción", explica Gárate aún emocionado.

El español se marchó en compañía del alemán Tony Martin, un contrarrelojista metido a escalador. "A falta de un kilómetro la ventaja que teníamos era de un minuto y arranqué por la victoria. Como el viento pegaba fuerte de cara temí no llegar, por lo que esperé a Martin, quien me llevó hasta la última curva".

Entonces entró en acción la experiencia con aderezo de picaresca. "Conocía la llegada por el Dauphiné. La pancarta de meta te la encuentras al final de la última curva, de inmediato, por lo que arranqué de nuevo, cogí unos metros y gané", rememora.

"Recuerdo que había mucho público, incluso desde antes del ascenso. Cuando ataqué desde abajo no sabía quien tenía al lado. Cuando entré en la zona abierta iba con Martin, lo cual me interesaba para que ayudara", relata.

Los 6 últimos kilómetros entran en zona despejada, sin arboles, un espacio casi lunar, "donde apenas puedes reparar en el paisaje por la enorme cantidad de público que había, que sirve para quitarte algo de viento".

Gárate piensa que el Ventoux es un puerto duro, pero tampoco es que sea infernal.

"No llega al nivel del Mortirolo o Angliru, pero en el Tour es mítico. La dureza radica en el viento que pega por arriba. Además es largo y llega cuando las fuerzas ya van justas, al final del Tour", comenta.

Lo que no olvidará Gárate son sus sensaciones al coronar el Mont Ventoux en vencedor.

"Fue una pasada. Me sirvió para cerrar un círculo de victorias de etapa en las tres grandes, ya que antes había ganado ya en La Vuelta y el Giro. Enseguida pensé: "la que he armado", una frase que mis amigos me solían repetir cuando hacía algo importante".

"Llegando a la cima", añade Gárate, "no ves a la gente porque el horizonte te lo tapa la propia elevación de la meta. Cuando la cruzas y ves el escenario repleto de público, alucinas".

La victoria llegó acompañada de una anécdota con tintes mágicos. Una pareja de holandeses que estaba esperando un hijo para después del Tour pensó en ponerle al bebé el nombre del vencedor de la etapa del Ventoux.

"El parto se adelantó y le pusieron de nombre Manuel. El azar hizo que coincidiera el nombre que le pusieron con el mío. La pareja contactó conmigo y la verdad es que me hizo mucha ilusión la historia y poderles conoces posteriormente".

Carlos de Torres
Foto: Acción Tr3s

EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

Cpmpartir en Whatsapp


Otras noticias:

X-Sauce Limpiador

Campagnolo

Biomecanica

Chain Reaction Cycles

Marchas cicloturistas

XXIII Caminos de la Sierra

XXIII Caminos de la Sierra

11 de diciembre de 2016

V BTT da Chourizada de Oia

V BTT da Chourizada de Oia

15 de enero de 2017

XIII Maratón MTB Guzmán el Bueno

XIII Maratón MTB Guzmán el Bueno

01 de abril de 2017

XVII Tierra de Vinos Requena

XVII Tierra de Vinos Requena

02 de abril de 2017

Škoda Gran Fondo Priorat

Škoda Gran Fondo Priorat

09 de abril de 2017





Buscar en EsCiclismo